Junto con todas las exigencias y la imprevisibilidad que trae consigo el ser un padre soltero, viene aún algo más: todo el crédito. Y Romaine Sweat, de 37 años, no podría estar más orgulloso de aceptar todo ese crédito.

“Lo mejor de todo esto es que ellos están yendo a la escuela y obteniendo las